Tras los datos publicados por el FEGA en relación al sector vacuno de leche y que se corresponden a julio de 2017 podemos afirmar que el panorama es desolador.
Este último mes publicado se salda con 86 ganaderías menos, llevando un acumulado de de 420 en lo que llevamos de año, sin que nadie muestra su más mínima intención de hacer algo para frenar esta sangría.
Parece que todo el mundo esta sensibilizado utilizando un recurso tan viejo como útil, que es el de liberar su culpabilidad echándosela al vecino.
Las industrias lácteas hablan de la distribución como el gran orco que utiliza la leche de producto reclamo, pero se olvidan de explicar que les va bien esta tesitura de mercado, donde en un país deficitario como es el nuestro, recalco la palabra DEFICITARIO, los precios a los que se paga a nuestros ganaderos están muy por debajo de Europa y de países con un excedente más que de sobra conocido como Francia y Alemania.
El precio medio de compra de la leche durante el 2014 fue de 0,362€, estableciéndose durante estos tres últimos años una media de 5 cts. menos por litro, dinero que ha salido directamente de la renta habitualmente no muy abundante en este sector primario, a las cuenta de resultados de las grandes empresas lácteas, cuyos dirigentes se creen intelectos de primer grado y salen en prensa vendiendo unos resultados en cuanto a beneficios que superan año tras año al anterior con unos porcentajes ilógicos en cualquier rama del mundo empresarial.
Señores intelectos desde la más profunda humildad y muy alejado de vuestra capacidad intelectual, no voy a utilizar el ya mas que conocido recurso de la gallina de los huevos de oro, pero si algo que esta aún presente y del que todos hemos sido testigos, como es la burbuja inmobiliaria.
En su día bancos, constructores, inmobiliarias presentaban unos números que año tras año doblaban al anterior con unos beneficios espectaculares. Todos sabían que era insostenible en el tiempo pero vivían el día a día con el orgullo de ser grandes empresarios cuya ambición cada vez era más desmedida.
Ese día llegó aunque pareciera inverosímil y la mayor parte de los anteriores mencionados se bajaron de la nube viendo como sus empresas se desplomaban y sin poder hacer nada para evitarlo, las deudas, concursos de acreedores y cierre entraron pisando fuerte y engullendo muy rápido todo el beneficio y reservas generado en las épocas de bonanza.
Señores empresarios lácteos utilicen la historia reciente y aprendan de los errores humanos porque el día, cada vez mas cercano, donde no haya ganaderos tendrán que ir por la materia prima donde exista excedente de la misma, materia que estará controlada por multinacionales de mucho mas poder que sus empresas utilizando el mismo para beneficiarse, e imponer un sobrecoste que no serán capaces de trasladar a un lineal de distribución cada vez más globalizado.
Forma parte de la lógica empresarial el intentar aumentar ventas o cuota de mercado pero miren dentro de sus fabricas en busca de eficiencia y modernidad que haga que su horquilla de coste de transformación sea cada vez menor y no acaben con un sector moribundo cuya capacidad de defensa esta mermada.
En un país como España donde parece que el sector servicios incitado por el turismo actúa como motor de la economía, es fundamental un medio rural profesional y con una renta cuanto menos digna, que no solo ayuda de forma significativa al PIB sino que es uno de los principales reclamos del anterior mencionado.
Politicos, sindicatos y distribución tendrán su mención especial en posteriores publicaciones pero es domingo y lejos de sufrir estrés post vacacional, causa desconocida en este sector, que no conoce fiestas ni vacaciones, tengo que ir a cuidar mis animales que como buen amante de los mismos es mi prioridad.

 

DMC Firewall is a Joomla Security extension!